No caigas en el efecto espejo.

El efecto espejo en el gimnasio.

Buenos días sanotes, hoy quería hablaros de un problema que he visto, con relativa frecuencia, en mi gimnasio. Seguro que a vosotros no os pasa porque habréis leído artículos para entrenar todo el torso y todas las piernas, pero no todo el mundo tiene esa suerte jeje. Y ese problema es el efecto espejo.

Está claro que entrenamos para estar más sanos, funcionar mejor en el día a día, tener mejor salud ósea etc. Pero hay que admitir que a todos nos encanta despertarnos e ir al baño para mirarnos en el espejo a ver nuestros pequeños progresos día a día porque eso motiva mucho, pero cuidado porque de ahí sale el efecto espejo. Este efecto no es más que a obsesión de entrenar en el gimnasio lo que se ve en el espejo, es decir, pecho, brazo, abdomen, cuádriceps y parte delantera del hombro y quizás trapecio. Esto a nivel estético es un absoluto desastre, pensad que la gente que nos rodea puede ver todos nuestros ángulos no solo de frente como nos vemos nosotros y no hay nada más raro que un pecho enorme con una espalda plana, o unos super cuádriceps que acaban rectos en los femorales, o los típicos abdominales marcadísimos pero con culo de carpeta… Así que ya sabéis si queréis lucir un cuerpo bonito entrenad todo el cuerpo. Pero además de la parte estética que está bien, la parte de la salud se ve afectada también. El hacer demasiados ejercicios de la parte delantera del cuerpo (normalmente son ejercicios de empujón) crea grandes desequilibrios en el cuerpo. Por ejemplo tener un pectoral muy desarrollado y la parte delantera del hombro muy fuerte pero sin entrenar apenas la parte trasera del hombro y el dorsal puede llevar a tener una posición cifótica, que es el adelantamiento de los hombros con posible chepa y acortamiento de pectoral, es lo que se conoce como efecto croissant en los gimnasios. Posición muy poco estética y además peligrosa para hombros, columna vertebral y cervicales. Además de este problema el tener el glúteo sin entrenar puede llevar a problemas en la rodilla, desequilibrios en la cadera, andar de una forma subóptima que podría derivar en problemas grave a medio plazo. Para arreglar este problema lo suyo sería hacer el mismo número de ejercicios de empujón que de estirón, de hecho, se me quedó grabado a fuego una frase que escuche de un pro de la calistenia que decía: “Yo siempre mantengo una relación 2/3 ejercicios de empujón-tirón a favor de tirón, porque muchas veces he visto gente con chepa y los hombros adelantados, pero nunca a nadie quejarse de tener la espalda demasiado recta” quizás esta frase la recuerdo más por cariño y admiración hacia la persona que la dijo que por la veracidad de esta frase, pero opino que si tenéis que elegir, hagáis más de tirón que de empujón.

Espero que os haya gustado este artículo sanotes, que aunque es cortito es muy importante y fácil de aplicar, un saludo y nos vemos mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s