Crítica a la dieta flexible

Buenos días sanotes, hoy vamos a hablar de una dieta, que se puso de moda en 2012-2013 si no recuerdo mal, cuando un montón de culturistas subían sus etapas de definición comiendo pizzas, donuts y nocilla. Hoy hablaremos de la IIFYM o dieta flexible.

¿Qué es la dieta flexible?

La dieta flexible defiende que lo único importante son los macronutrientes y mientras los macronutrientes encajen en tus necesidades puedes comer lo que sea. Es decir que una Kcal siempre es una Kcal sin importar su procedencia.

¿Cómo se aplica?

Calculas las necesidades en cuanto a macronutrientes del día. Y planificas lo que quieres comer para que cada nutriente llegue a lo que necesitas, pero con cosas que te gustan. Lo más fácil es escoger fuentes de proteína con gran cantidad de esta para que sobre el mayor número de Kcal de los otros 2 grupos de macronutrientes. Así podríamos rellenar los hidratos de carbono con dulces y las grasas con procesados, que son mucho más apetecibles a nivel de gusto que no las frutas y las verduras por ejemplo. Esto sería un caso de dieta flexible extrema y doy más peso a la proteína porque este tipo de dieta es frecuente en etapas de definición de algunos sectores del sector fitness.

Problemas.

El problema es el concepto en sí, las Kcal no son todas iguales, no es lo mismo 100kcal de espinacas que 100kcal de nocilla, este formato de dieta ignora completamente los micronutrientes creando severas deficiencias nutricionales en las personas, porque normalmente las verduras suelen ser menos apetecibles que otro tipo de alimentos. Los alimentos más apetecibles suelen ser menos saciantes que los alimentos saludables y por lo tanto es muy fácil pasarse de las kcal. Aunque esto se quisiera combatir con suplementación, añadiendo complejos vitamínicos, la absorción de estas vitaminas suele ser mucho menor que las vitaminas y minerales que encontramos de forma natural en los alimentos. Además es posible que para encontrar vitaminas de calidad haya que informarse mucho y pagar precios bastante altos y tomarlas por separado, ya que algunos complejos vitamínicos juntan algunos nutrientes que juntos tienen antinergias.

¿Es una opción?

A pesar de todos estos problemas creo que se puede seguir una dieta flexible, siempre que no vayamos al extremo. Para facilitarnos la vida, porque todos tenemos vida social, bajones puntuales, eventos etc. Y el poder comer cosas que normalmente no comemos debería poder encajar con nuestros objetivos y esta es la opción perfecta, flexibilizar la dieta, pensar en cosas que podamos comer sin que nos desbaraten todo lo del día.

Espero que os haya parecido interesante sanotes, es un artículo muy breve porque es una dieta muy fácil de entender y seguramente mañana hablemos de algunos trucos para flexibilizar la dieta, que considero que es la mejor opción para estar sanos y felices sin ser esclavo de la dieta. Nos vemos mañana sanotes.

Un comentario en “Crítica a la dieta flexible

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s